Miércoles, 16 Enero 2019
עברית

Novedades

Vista panorámica de la ciudad de Bat Yam.Conmemorando el centernario del nacimiento de Raoul Wallenberg, la FIRW, Casa Argentina y la Municipalidad de Bat Yam llevaran a cabo un certamen literario para alumnos de escuelas secundarias de la ciudad de Bat Yam, una de las urbes mas importantes de Israel, con 130,000 habitantes, y ocho colegios secundarios.

Los alumnos escribiran ensayos acerca del legado de Raoul Wallenberg y su relevancia hoy en día.

 
Por Baruj Tenembaum y Eduardo Eurnekian

Fuente de prensa:

Un diplomático sueco salvó las vidas de muchos judíos de Hungría durante el Holocausto, pero su destino desde que fue secuestrado por los soviéticos en 1945, es desconocido. 100 años después de su nacimiento, un llamado a recordar a un salvador sobresaliente de judíos.

Raoul Wallenberg, uno de los más grandes héroes del siglo 20, nació hace 100 años, ayer, el 4 de agosto de 1912.

 

Fuente de prensa:

A cien años del nacimiento del Héroe sin Tumba, expresión acuñada por Yoav Tenembaum, las probabilidades de que Raoul Wallenberg esté con vida son muy pocas pero, cualquiera que haya sido su destino, sus familiares y todos los defensores de las libertades individuales tienen derecho a saber qué pasó con él.

 
Baruj Tenembaum, Ban Ki-moon y Eduardo EurnekianNueva York - Baruj Tenembaum y Eduardo Eurnekian, fundador y presidente de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg (FIRW), anunciaron la decisión de aumentar a U$S 500.000 la suma de la recompensa ofrecida por la FIRW a cualquier persona o entidad que pueda proporcionar información sólida y comprobable sobre el paradero de Wallenberg y su chofer, Vilmos Langfelder.

El 9 de agosto, el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, se reunió con las máximas autoridades de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg en la sede de Nueva York. Minutos antes, fueron recibidos por el Embajador Jan Eliasson, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas.

 

Fuente de prensa:

El reconocido empresario Eduardo Eurnekian, de origen armenio, habló en Radio Jai sobre el genocidio vivido por su pueblo en manos de los turcos, años antes de la Shoá. "Lamentablemente no se le dio la importancia necesaria. Por indiferencia, todo terminó en un desastre", se lamentó.
Eduardo Eurnekian.Eduardo Eurnekian

Eurnekian, que ha sido designado presidente de la fundación Raoul Wallenberg que rescata y destaca la memoria de los justos de las naciones que salvaron a Judíos durante la Shoá incluso poniendo en peligro su propia vida, comentó su involucramiento en este ámbito.

 

Boletín Informativo

Suscribase gratís y
permanezca informado
de nuestras actividades.


Banner
Recordando a Raoul Imprimir Correo electrónico
Domingo 31 de Octubre de 2010 07:35
Gabor Forgacs
La última vez que Gabor Forgacs vio a Raoul Wallenberg fue el 6 de enero de 1945 en el número 6 de la calle Harmincad, en el centro de Budapest. Wallenberg era un diplomático sueco, descendiente de una poderosa familia de banqueros, que salvó las vidas de miles de judíos húngaro durante la guerra emitiendo documentos suecos y poniéndolos bajo la protección de Suecia, así como interviniendo en lugares de deportación y ejecución. Durante la guerra la representación diplomática sueca alquilaba el tercer piso de este edificio al Banco Hazai. Wallenberg convirtió a esa oficina en un refugio para los judíos y una base de operaciones para su operación de rescate. El señor Forgacs, por entonces un adolescente, trabajaba como mensajero de los suecos y se convirtió en un mensajero de Wallenberg.

Hoy, el imponente edificio de piedra en la calle Harmincad es la sede de la embajada británica. Esta mañana en Budapest una placa que recuerda a Wallenberg fue descubierta adherida a la pared del edificio. El 15 de octubre es un día propicio: en la misma fecha, pero en 1944, el partido de la Cruz Flechada tomó el poder en Hungría luego de un golpe de estado en el cual participaron las SS. Wallenberg nunca se consideró un héroe, dijo el señor Forgacs. Aquellos eran tiempos terribles: la Cruz Flechada asolaban la ciudad sitiada, matando judíos, hombres, mujeres y niños. Los rusos avanzaban bombardeando la ciudad con cañones y morteros. Teddy Jobbagy, el chofer de Wallenberg, murió luego de haber sido alcanzado por metralla. Sin embargo, Wallenberg continuaba trabajando todos los días y, más aún, hasta mantenía en orden la contabilidad.

Wallenberg pudo no considerarse un héroe, pero de hecho lo fue. La conmovedora ceremonia ayudó a preservar el recuerdo de su coraje y la valentía de sus asistentes. Hoy, muy en especial. En Hungría, como en muchas otras partes de Europa, la intolerancia, el racismo y la xenofobia están en franco crecimiento. El partido Jobbik, de extrema derecha, que no simpatiza ni con los judíos, ni con los gitanos, obtuvo el 16,7 % en las elecciones parlamentarias de abril. La embajada británica, como otras numerosas delegaciones, ha adoptado una posición firme contra el racismo y el año pasado ayudó a lanzar la campaña ZARE (Música Contra el Racismo).

Wallenberg fue capturado por los rusos el 17 de enero de 1945 en Budapest y pronto desapareció en las fauces del gulag. Su destino es un misterio. El número 6 de la calle Harmincad, en Budapest, es uno de los lugares en donde viven su memoria y su legado.

Fuente:
 
Powered by Mad-Logic Internet Solutions and Latina Media Group